NOTA: Este artículo es una pequeña parte de algo que estoy escribiendo sobre el ayuno. Lo voy a publicar hoy así incompleto porque quiero que muchos no pierdan tiempo precioso y tengan la información más importante sobre el ayuno. Faltan varios capítulos ya escritos tales como los detalles de los beneficios, los tipos de ayuno, los obstáculos y los retos, preguntas y respuestas, Tips, y otras cosas más. Parte del resto lo pondré en Patreon o vendrá después.

Introducción

Cuando cualquier persona me ofrece algo de comer o tomar, y digo que no puedo aceptarlo porque ese día estoy ayunando, generalmente la persona me sonríe y, como justificándose, me dice que para él o ella sería IMPOSIBLE ayunar… que sería muy duro… que no podría trabajar… que se desmayaría… que sabe que no lo aguantaría… o, —ésta es la excusa mejor— que se moriría…

Y, sin discutir, yo sonrío y continúo adelante con mi vida. No sé si todo lo que esa persona me dice es cierto, lo que SÍ sé es que, nacido en el año de 1958, mi salud es excelente, y… que no soy un fantasma ;-).

Pero tú no eres ‘cualquier persona’. Si este artículo ha llegado a ti, tú estás en El Camino, estás buscando la manera de mejorar tu vida, y quieres lo mejor para ti mismo(a). Y así te cuento, y lo sé también por experiencia directa, que ayunar puede ser considerada una práctica dura y difícil pero, al mismo tiempo, tiene TANTOS beneficios que sería un pecado que no la aprovecharas, y aún un pecado mayor para mí no explicar esos beneficios y la ciencia detrás de ellos..

Aunque no soy un científico o un doctor, por casi cuatro décadas me he estudiado a mí mismo y el bienestar integral y sé que puedo escribir sobre el ayuno porque lo hago desde hace más de 38 años. Durante los primeros cuatro años dos veces al mes, y desde 1986, cuatro veces al mes. Haciendo un cálculo veloz, desde 1982 a diciembre del 2018 he ayunado aproximadamente más de 1700 días, o más de 4 años y medio.

Tú verás si confías…

La completa libertad de ayunar

Antes que todo, empezar un ayuno depende de la COMPLETA libertad de hacerlo, o sea, que hay una diferencia ENORME entre el ayuno forzado y un ayuno consciente. La diferencia es TAN grande que puede definir la vida y la muerte.

Por ejemplo, si yo decido ayunar por siete días (dos días sin agua y los otros cinco sólo con agua) —preparándome mentalmente, sabiendo que lo voy a lograr y que, además de perder siete kilos no me pasará nada—, es MUY diferente de alguien que, aunque teniendo agua, se encuentra sin comida y es encontrado muerto a los cinco días.

A veces se lee sobre algún desastre natural, como un terremoto, donde hay sobrevivientes que tienen agua pero que deben resistir sin comida. Para satisfacer su ‘inaguantable hambre’ pueden hacer cosas abominables, transformándose en bestias salvajes, matando u olvidándose de cualquier humanidad.

¿Cuál es la diferencia entre mi ayuno y el ayuno de ellos?

Que el mío es un ayuno consciente donde pienso que estoy purificando mi cuerpo y, en el proceso, que me estoy aliviando de posibles enfermedades.

Su ayuno es forzado. Según sus creencias, ‘sabían’ que sin comida durante más de tres días se iban a morir, y eso fue lo que los transformó o mató. En realidad lo que los mató no fue la falta de comida, sino el miedo de morirse… su creencia.

Entiendo que somos todos diferentes y lo que puede ser bueno para un monje joven de 60 años puede no ser bueno para un chico o chica de 20 o 30 años. Por esto, aquí mi cariñosa sugerencia que te pido leer con atención:

Advertencia importante, descargo de responsabilidad: La dieta, ayuno u otras enseñanzas sobre la salud que explico aquí están destinadas solo a adultos sanos. NO soy un médico / nutricionista / dietista, ni he dicho que este conocimiento haya sido aprobado por la FDA (Administración de Drogas y Alimentos EE. UU.) u otras agencias similares en otros estados o países para el tratamiento de cualquier enfermedad. Este antiguo conocimiento de curación proviene de mi propia comprensión sobre salud o nutrición y no está respaldado por la comunidad científica. No te recomiendo el uso de esta enseñanza como consejo médico ni que dejes de usar medicamentos recetados sin antes consultar con tu médico. Todo lo anterior es sólo para fines informativos y, aunque puede ser útil para tu vida, no lo tomes ni interpretes como un consejo médico. Utiliza cualquier información bajo tu propio riesgo.

1. ¿QUÉ ES EL AYUNO?

El verdadero significado de la palabra ‘Ayuno’

En el mundo occidental ayunar significa abstenerse de comer. Además de eso, en el mundo oriental, y en su lenguaje espiritual más antiguo —el sánscrito—, para definir el ayuno se usa la palabra Upavása que, intraducible en Español, significa: ‘Upa’ = ‘proximidad’, y ‘vása’ = ‘vivir’. Así que upavása, en su significado profundo, se puede traducir como “quedarse cerca de Dios” y que sólo abstenerse de comer no representa el verdadero espíritu de upavása.

 

2. BENEFICIOS Y FORTALEZAS DEL AYUNO

Es mi hábito pensar que si los Grandes Maestros y los sabios —que sólo quieren lo mejor para la humanidad— enseñan y hacen algo, deben haber motivos válidos y sutiles que todavía la sociedad moderna no capta o que no considera importantes.

En el caso del ayuno, porque rejuvenece cuerpo y mente, hay enormes beneficios en los tres niveles físico, mental y espiritual que te sorprenderán y que tal vez te inspirarán a ayunar.

“El ayuno mantiene el cuerpo libre de enfermedad, puro y dinámico”

Hay beneficios físicos, psico-físicos y espirituales.

Beneficios Físicos

  • Descanso para los órganos digestivos
  • Eliminación de Desechos, impurezas y toxinas
  • Enfermedades y Ayuno (y aquí hay una larga lista)
  • Ayuno y Longevidad
  • Recuperación de adicciones como drogas y alcohol.
  • Preservación del fluido seminal y de la energía vital (Shukra)
  • Motivos estéticos, como reducción de peso y cuidado de la piel
  • Ahorro para el bolsillo

Beneficios psico-físicos

  • Poderoso estado de Ánimo
  • Claridad mental
  • Fuerza de Voluntad y Creación de buenos hábitos
  • Equilibrio y Libertad

Beneficios espirituales

 

3. TIPOS DE AYUNOS

Entre muchos, aquí los tipos de ayuno más importantes, que sigo y comparto, y todos los demás.

Varios Tipos de Ayuno que he podido identificar

  1. El ayuno Completo, Científico y Espiritual
  2. El Ayuno Diario como Reducción de comida
  3. El Ayuno Estacional
  4. El Ayuno como rectificación
  5. El Ayuno Político o huelga de hambre.
  6. El Ayuno Completo Largo, por motivos de salud
  7. El Ayuno Médico

Voy también a mencionar algunos tipos de ayunos, que no sigo porque son dogmáticos, sentimentales, impositivos, egoístas, o para erradicar para siempre, tal como el hambre en el planeta.

  1. El Ayuno Religioso
  2. El Ayuno Intermitente
  3. El Ayuno en Memoria, o Celebración.
  4. El Ayuno como Imposición social
  5. El Ayuno del Ego
  6. El Ayuno para Adquirir Poderes Mentales
  7. El Ayuno Circunstancial

4. EL AYUNO EN LA PRÁCTICA

Aceptación

         Preparación

         Cuándo Ayunar

         Quién NO Debe Ayunar

         Quién debe (o debería) ayunar

         Ayuno Gradual o Preparatorio, Paso a paso

         Un día de ayuno en forma práctica

         Cómo se rompe el ayuno

         Después del ayuno

         ¡Tú puedes!

Aceptación

El ayuno es una lucha con tu cuerpo y mente. Porque nunca lo has hecho, y porque el cuerpo está acostumbrado a comer, mejor dicho —está adicto(a) a la comida—, improvisamente el no comer te puede dar la misma sensación que sienten aquellos que quieren dejar una droga, alcohol o cualquier tipo de adicción.

El ayuno que estamos tratando aquí, siendo algo científico, tiene un sistema probado y seguro para que puedas tener la mejor experiencia y beneficios.

Antes de todo, ¿Qué tipo de ayuno estás haciendo? ¿Qué duración va a tener? ¿Es parcial o total? ¿Cuál es tu motivación para hacerlo?¡Tu motivación es muy importante así que motívate en la forma correcta!

Porque es tu primer ayuno te puede dar duro, y puede pasar que tu cuerpo va a reaccionar en una manera fuerte o que no te esperabas.

Por ejemplo, el día del ayuno ya has evitado desayunar, tomar el café que siempre tomas y no has almorzado. Son ya las 4 PM y sientes sed, hambre, te siente irritado, incómodo, mareado. Sientes que no aguantas más y que tu vida es miserable. En ese caso, acéptate y rompe el ayuno.

Ayunar no debe ser un sufrimiento ni volver la vida un infierno. De todas maneras has sido victorioso(a). Cuando antes ni podías perder un desayuno porque ya te daba dolor de cabeza, has logrado llegar hasta las 4 PM. Pero marca el horario. La próxima vez verás que podrás continuar por unas horas más, o lo terminarás exitosamente. Y no seas demasiado duro(a) contigo mismo(a). Fallar es algo que pasa y te estás esforzado por hacer algo nuevo, algo para tu bienestar integral que pocos hacen. Eres valiente, y lo intentarás otra vez, en dos semanas. Esa valiosa lección te ha mostrado cómo la comida te controla, y cómo la comida que más se te antoja es la que tal vez debes reducir de tu dieta.

 

Preparación

Particularmente si eres un(a) novicio(a), es aconsejable prepararte para el ayuno de la mejor manera. Te cuento que no creo mucho en la preparación física porque he podido ver que la preparación es sólo mental y espiritual. Lo que sí sé es que lo que te podrá ayudar psicológicamente será el saber que has tomado y comido bien y que nada te pasará dejando de comer sólo por un día.

Cuándo Ayunar

Los días más beneficiosos para ayunar —que se llaman upavása— están calculados de acuerdo a las fases de la luna. Los días de ekádashii (once días después de la luna nueva y llena), amavasya (luna nueva) y púrńimá (luna llena) son considerados días de upavása.

El día real de Eka’dashi se calcula usando el calendario lunar (y no solar) porque un calendario común —usando el tiempo solar— puede no ser correcto.

Las personas de familia o aquellas que no son célibes ayunan sólo en los dos días de ekádashii. Las personas que NO tienen relaciones sexuales pueden ayunar además en los días de Amavasya y Purnima, es decir, cuatro días en total.

Según el sistema oriental, un ayuno empieza desde el amanecer hasta el amanecer siguiente. Mejor dicho, ayunar desde ANTES de la salida del sol y romper el ayuno DESPUÉS del amanecer del día sucesivo. Normalmente se come la noche antes del día de ayuno, y se rompe el ayuno la mañana siguiente del día de ayuno.

Quién NO Debe Ayunar

El ayuno es algo que sirve para la salud, y no necesita héroes. No deben ayunar:

  1. Los niños y niñas hasta la adolescencia.
  2. Las personas que tienen enfermedades graves.
  3. Quien tiene problemas de riñones, vesícula biliar o cálculos renales nunca debería ayunar sin agua.
  4. Las mujeres en embarazo o que están amamantando.
  5. Las personas enfermas.

‘Personas enfermas y personas con una salud mediocre pueden ayunar pero tomando mucha agua y limón’.

‘Las personas que son muy débiles pueden tomar una pequeña cantidad de fruta y leche’.

Nota importante: a veces para no asustar o imponer algo utilizo ‘deberían’ y no ‘deben’. Así sabrás que cuando use deben/deberían significa que es ‘deben’ para aquellos que entienden, y ‘deberían’ para todos los demás que se consideran flojos o incapaces.

Aquellos que no ayunan durante los días de ayuno deben/deberían evitar arroz, verduras fritas, legumbres y cualquier tipo de comida no vegetariana y deben/deberían tomar un poco de leche, fruta y alimentos secos en las noches de luna nueva y llena.

‘Sólo las personas con buena salud y buena energía deben ayunar sin agua’.

Si por motivos físicos —eres débil o estás muy enfermo(a), no hagas un ayuno completo sin agua. Puedes hacer el medio-ayuno, o sea, no comer desde el almuerzo hasta el desayuno de la mañana después. En ese caso puedes ayunar cuatro veces al mes.

Si notas que al ayunar tienes una debilidad anormal, o te mareas, te da náuseas, o tienes otras dificultades que nunca has tenido, rompe el ayuno según el sistema (agua, limón y sal), y come algo líquido o frutas. Aunque no creo que un doctor cuadriculado pueda entender lo que es un ayuno, si visitarlo te puede hacer sentir más tranquilo(a), prueba a ver lo que te dice. E inténtalo de nuevo.

Quién debe (o debería) ayunar

Si tienes un cuerpo que quieres limpiar tal como limpias tu casa, el ayuno es también para ti. Mejor dicho, si quieres aprovechar los enormes beneficios a tu alcance, el ayuno es una simple, efectiva y probada práctica para tu bienestar integral.

Es importante también mencionar que el ayuno no depende del tamaño de tu cuerpo. Flaco(a), gordo(a) o de tamaño normal, el ayuno es para ti. No se ayuna para perder peso o eliminar grasas, sino para eliminar desechos tóxicos que has acumulado viviendo.

Aparte de aquellos que acabo de mencionar arriba, deben/deberían hacerlo todos, y particularmente…

Aquellos que han aprendido el mantra personal y ya están en El Camino deben/deberían ayunar en los dos ekádashii (El undécimo día después de la luna nueva o llena) que conocerás gracias a la planilla que todos los años ponemos en línea.

Los monjes y monjas DEBEN (nosotros no tenemos ‘deberían’) ayunar los ekádashii y los dos días de luna nueva o llena.

 

Ayuno Gradual (o Preparatorio), Paso a paso

El ayuno absoluto ya está claro. Nada de comida sólida, líquida o agua durante el ayuno. Cuando te mentalizas de que ayunar no es difícil, puedes hacerlo.

Dependiendo de tu personalidad, preparación física y actitud mental, si nunca has ayunado y si decides no lanzarte a un ayuno absoluto, puedes seguir un proceso gradual absteniéndote gradualmente de algunos alimentos y bebidas.

El ayuno gradual puede ser muy variado ya sea en alimentos, bebidas o agua y duración. Siempre tomando agua, puedes saltar el desayuno y almorzar, o desayunar y almorzar pero no cenar. Más adelante, haz lo mismo pero sin tomar agua. O podrías comer sólo fruta o jugos frescos de fruta todo el día y, más adelante, tomar sólo agua y ningún otro tipo de comida. Algunos se preparan —también para evitar antojos ‘peligrosos’— eliminando todos los alimentos que contienen azúcar o harina blanca. Otros simplemente reducen la cantidad de comida.

Lo que es importante entender es que todos somos diferentes y así respondemos al ayuno de variadas formas. No te podría decir cómo te sentirás, pero sí que no es terrible como está en tu imaginación y que muchos disfrutamos del ayuno (aunque no todo el tiempo) como algo mágico. Tampoco sé cómo es tu mente, por lo que no sé si necesitas una preparación de semanas antes del ayuno o de un día antes. Ni sé cómo es tu condición física, ni tu edad, nivel de energía, tipo de trabajo, dieta y otros miles de componentes que pueden influir en tu ayuno.

Es también mi deber prepararte y alertarte sobre lo que te podrá pasar con ese ayuno gradual. Aunque te podrás ayudar psicológicamente puedes también obtener un efecto opuesto. Mejor dicho, porque lo poco que comes o tomas de todas maneras pone el aparato digestivo en movimiento —y eso lo digieres con facilidad y es muy poco comparado con lo que comes normalmente— tendrás la sensación de un hambre poderosa que te hará sentir débil, tal vez ’miserable’, y entonces culparás al pobre ayuno que no ha hecho nada de malo. Pero esa no es la idea. Tú ayunas para mejorar tu vida, eliminar los desechos y sentirte lleno de energía. Si no tienes problemas físicos, y con las ‘reservas’ que tienes, aguanta y experimentarás los enormes beneficios del ayuno.

Si el ayunar te preocupa, visita a tu médico para un chequeo completo de tu estado de salud. Lo importante es saber cómo están los riñones o si tienes una condición de salud débil.

 

Un día de ayuno en forma práctica

Porque ayunar es algo novedoso en estas latitudes, hemos preparado una planilla con los días de los Ayunos. Por ejemplo, en la planilla vemos que el próximo ayuno (para todos) es el MA 1 de Enero 2019. Porque —si se tienen motivos o compromisos importantes e inevitables— se puede ayunar también un día antes o un día después del 1, así que tienes la flexibilidad de escoger el día mejor para ti. Puedes ayunar el día 31 (el 1) o el 2 de enero (NO los tres días ;-)). Cualquiera de los tres días que decidas ayunar, el día antes toma más agua del lo normal y come en la noche. Ese día, si quieres, puedes comer más fruta y tomar más agua. El día del ayuno NO COMAS NI TOMES NADA y continúa así hasta el amanecer del día sucesivo.

 

Cómo se rompe el ayuno

Antes que todo te cuento que quien ayuna es quien goza más de un desayuno espectacular, o entiende lo que vale un vaso de agua.

Regresamos a la antigua sabiduría. Porque el cuerpo está formado por el 70% de líquidos, y que además es una mezcla de ácido y alcalino, es importante seguir su naturaleza. Así que rompe el ayuno con agua (medio litro), limón (medio) y sal (una puntica de cuchara, según el gusto). Porque durante el ayuno los jugos gástricos se vuelven muy ácidos, la mezcla de limón y sal contrarresta su exceso. Muchos de estos ácidos son eliminados a través la orina (que será más oscura y con un olor más fuerte) pero eso es algo positivo, porque están en ella las toxinas que estás eliminando.

Después de eso toma más agua pura, la cantidad que consideres necesaria. Ese proceso va a limpiar completamente el intestino. Continúa con un banano, maduro si es posible. Después de un poco, desayuna con fruta…y yogurt si te gusta.

 

Después del Ayuno

Después de algunos ayunos se empiezan a ver los efectos positivos. De una parte el cuerpo se purifica, se vuelve más fuerte y se adapta a ayunar. Es más, aunque te ha podido parecer duro hacerlo —muchos disfrutan del ayuno y se quedan sorprendidos y fascinados por como se sienten— tu cuerpo sabe el bien que le has hecho y se acostumbra a recibirlo, en realidad lo espera con ansias. Por experiencia directa te puedo decir que llega el momento cuando tu cuerpo ‘sabe’ que el ayuno se acerca, o simplemente ‘sientes’ que necesitas un descanso de comida, y un día de paz y tranquilidad todo para ti.

 

¡Tú puedes!

Al terminar exitosamente un ayuno te das cuenta de que tienes poder y que puedes decidir —y lograr— aumentar tu estándar de salud y tener un mejor estilo de vida. Quieres continuar sintiendo esa sensación de libertad, de salud, de energía que sientes ahora y decides apostarle a tu salud y a tu bienestar integral.

La mente se vuelve sutil, clara, alerta y puedes utilizarla para crear la determinación de cambiar. A través de tu mente sutil, puedes influenciar tu mente burda para evitar comer demasiado, tomar alcohol, fumar, tener una vida sedentaria, u otros vicios o hábitos que sólo te debilitan. Y, por cada ayuno que logras terminar, tu fuerza de voluntad aumenta, y aumenta siempre más… Y la fuerza de voluntad te hará lograr tus sueños…

¿Te parece poco? ¡LOGRAR TUS SUEÑOS!

Este tipo de ayuno podrá ayudarte a aliviarte o curarte, pero no tiene el poder de cuidarte o mantener una mejor salud el resto de tu vida. Para eso, solo tú tienes voz en el asunto, y ese es un proceso constante. Ya la Naturaleza, tal como un mecánico, ha arreglado el daño, pero si el carro debe continuar funcionando, tú debes hacer algo. Si te olvidas de tus pasadas enfermedades y regresas a tus antiguos hábitos equivocados, tu cuerpo regresará a sufrir otra vez. Así que deberás crear un cambio en tu estilo de vida, y mantenerte saludable el resto de tu vida.

Vuélvete un experto de tu salud, estudia, aprende, experimenta métodos probados y sin motivación de explotarte que te darán salud integral y longevidad.

PS – Como siempre, a parte algunas experiencias o interpretaciones personales, NO soy el autor de esta sabiduría, que me ha sido enseñada por mi Maestro.